domingo, 22 de junio de 2014

Ya son tres años

Comparte
Queridos arlequines:

Un día como hoy, hace tres años, se estrenaba La estantería de Esme Lovett. No fue mi primer blog literario y yo ya tenía práctica con esto de las reseñas, pero sí que fue el primer blog al que me dediqué de forma seria. A día de hoy, más de 7.000 personas visitan el blog cada mes (lo cual me parece muchísimo) y leen las reseñas, las entrevistas y el resto de contenidos que traigo para vosotros. 

Me hace muchísima ilusión ser la dueña de este espacio que he ido creando muy despacito. Al principio escribía para unas poquitas personas y me sorprende descubrir que ahora lo hago para tantos de vosotros que me leéis a diario. Es una satisfacción pero un reto al mismo tiempo, pues siempre tengo que estar a la altura para ofreceros lo mejor. 

En estos tres años han cambiado muchísimas cosas: he crecido, he mejorado mis reseñas, he conocido a gente estupenda y a autores excelentes, he llenado la estantería con un montón de libros nuevos, me he convertido en correctora y lectora y he montado mi pequeño negocio. Sin embargo, hay algo que no ha cambiado y es La estantería de Esme Lovett. Antes de crear el blog me imaginé un lugar en el cual poder expresar mi opinión sincera en todo lo referente a la literatura y transmitir mi amor por la lectura. Y hoy, 22 de junio del año 2014, sé que eso no cambiará. 

No puedo terminar esta emotiva entrada sin dar las gracias a todas las personas que han estado desde el principio, en algún momento o últimamente. A las editoriales y a los autores que han confiado en mí. A los lectores de España, Estados Unidos, México, Argentina, Chile, Colombia, Perú y Venezuela; que son los que más me visitan. 

Gracias, porque sin ti estos años no habrían sido posibles. 

3 comentarios:

  1. Felicidades y que sean muchos más :3

    ResponderEliminar
  2. ¡Felices 3 años! Sigue haciendo lo que haces porque eres maravillosa en ello. Aquí no tienes solo una amiga, sino también una admiradora, ¡de mayor quiero ser como tú!

    ResponderEliminar

En primer lugar, ¡muchas gracias por comentar! Recuerda que tus comentarios hacen que este blog tenga sentido.